Material:  Noticia de actualidad


También se rehabilitarán de diez unidades de Talgo serie VII para convertirlos en trenes de rodadura desplazable

El Consejo de Administración de Renfe del pasado 10 de noviembre (Ver noticia), aprobó la licitación de un concurso para la adquisición de treinta nuevos trenes de alta velocidad y gran capacidad y su mantenimiento durante un período mínimo de treinta años. Ayer, día 22, se cerraba el plazo de precalificación para el concurso.


(23/12/2015)  

Con el nuevo material, Renfe podrá hacer frente al incremento de demanda que se producirá, previsiblemente, en los próximos años como consecuencia del desarrollo de la red de alta velocidad en España y de la reducción de tiempos de viaje que generará.

AGV de Alstom (Ver pdf)
 
Avril de Talgo  (Ver pdf)
 
Oaris de CAF (Ver pdf)

Este concurso es un paso hacia la transformación tecnológica y digital de la flota de Renfe y de los servicios que ofrecerán. Los nuevos trenes serán más eficaces, reducirán costes y ofrecerán mayor productividad.

Con todo ello, las mejoras en la explotación que generarán permitirán ofrecer precios más competitivos, más conectividad y una oferta de servicio y entretenimiento a bordo más personalizada que haga más atractivo el viaje en tren.

Además, Renfe ha anunció el contrato de rehabilitación de diez unidades de Talgo serie VII para convertirlos en trenes de rodadura desplazable, con un importe de hasta cinco millones de euros.

Treinta trenes

El concurso prevé la adquisición de una flota de hasta treinta trenes de alta velocidad y de gran capacidad y de ancho estándar, y su mantenimiento durante un periodo mínimo de treinta años con opción a prolongarse otros diez años más.

Por primera, vez una licitación de Renfe prevé un proceso de adquisición progresiva del material móvil, de modo que su incorporación a la flota se pueda ajustar a la evolución real de las necesidades de transporte y de la demanda.
Así, se contratarán inicialmente quince trenes, con la posibilidad de adquirir otros quince más, en lotes de cinco, dentro de los cuatro años posteriores a la adjudicación del contrato.

El importe máximo de licitación para los primeros quince trenes, incluido su mantenimiento durante cuarenta años, asciende a 1.401 millones de euros, mientras que para el conjunto de las opciones posibles, es decir treinta trenes y su mantenimiento durante cuarenta, el importe total máximo sería de 2.642 millones de euros.

   
Velaro de Siemens   (Ver pdf)    
   

Zefiro de Bombardier (Ver pdf)

 

   

El proceso de licitación se plantea también de forma novedosa, como un concurso abierto con apertura pública de ofertas. La resolución de la adjudicación está previsto que se produzca antes de junio de 2016, de manera que los trenes puedan incorporarse a la flota en el menor plazo posible, siempre antes de 2020.

La nueva flota

 

Los nuevos trenes de alta velocidad objeto de la licitación de Renfe deberán cumplir con todas las especificaciones técnicas europeas de interoperabilidad y ofrecer tener una velocidad máxima de circulación de más de 320 kilómetros por hora.

Deberán ser aptos para circular bajo catenaria de 25 kV 50 Hz c.a., 3 kV c.c. y 1,5 kV c.a. y equiparán los sistemas de señalización ERTMS y Asfa Digital. Asimismo, diez de las primeras unidades del contrato tendrán que incorporar el sistema de señalización de la red francesa TVM.

 

En cuanto a su capacidad, los nuevos trenes deberán contar con un mínimo de cuatrocientas plazas, en clases turista y preferente, con coche cafetería y posibilidad de restauración en el asientos.

Ofrecerán al viajero sistemas individuales de iluminación, climatización, conectividad y entretenimiento a bordo, y garantizarán la accesibilidad a las personas de movilidad reducida según la actual normativa.

Para su nueva flota de alta velocidad, Renfe ha fijado unos exigentes niveles de fiabilidad, disponibilidad, confort y consumo eficiente de energía. Con todo ello, la adjudicación, sobre la base de una competitiva propuesta técnica, buscará el menor coste unitario de la plaza-kilómetros durante todo el período de explotación de los trenes.

Cada fabricante podrá presentar una oferta principal y una variante sobre ella, y se valorará favorablemente la posibilidad de disponer de rodadura desplazable en los quince trenes adicionales contemplados en la licitación.

Otro criterio de valoración de las ofertas será el de la generación de empleo directo en España durante la fase de fabricación, bien con recursos propios o subcontratados, hasta los límites que permite la normativa de la Unión Europea.

 

 

Mantenimiento

El contrato de mantenimiento incluido en la licitación se plantea por primera vez para la totalidad de la vida útil de los nuevos trenes, con el objetivo de garantizar que la oferta adjudicataria asegure el menor coste de explotación asociado a los trenes durante su vida útil.

Además, como novedad respecto de contratos anteriores, Renfe se ha reservado la ejecución del mantenimiento de segundo nivel y la reparación de componentes principales lo que puede suponer la internalización de más de 1.200.000 horas de carga de trabajo para los talleres de Renfe.

Ese trabajo supone para Renfe alrededor de un 30 por ciento del total del mantenimiento que necesitará la nueva flota y permitirá preservar el know-how y la transferencia tecnológica del material en el seno del Grupo Renfe, además del control de los costes para Renfe Viajeros y la sostenibilidad y la aportación de valor añadido por parte de Renfe Fabricación y Mantenimiento.


Cinco contendientes

El concurso de adquisición de treinta nuevos trenes de alta velocidad por parte de Renfe permitirá a la operadora disponer, en la próxima década, de 241 trenes con capacidad para circular por encima de los 250 kilómetros por hora.

El nuevo material entrará en servicio entre 2018 y 2025 y a suministrarlo optarán, cinco fabricantes de material rodante, Alstom, Bombardier CAF , Siemens y Talgo, cuyos productos más innovadores son, respectivamente los trenes AGV, Zefiro, Oaris, Velaro E320, y Avril