Material:  Noticia de actualidad


En un acto público se darán a conocer las ofertas técnicas y económicas y su valoración

Hoy martes, 22 de noviembre, en un acto público, se conocerán las valoraciones técnicas y económicas de las ofertas presentadas por cuatro fabricantes, Alstom, CAF, Siemens y Talgo, al concurso para el suministro y mantenimiento de hasta treinta trenes de alta velocidad.


Hoy se conocerá el ganador del contrato de los nuevos trenes de alta velocidad
 
 
 

(22/11/2016)  

En el acto, la mesa de contratación de Renfe expondrá la puntuación técnica obtenida por cada una de las ofertas, hasta un máximo de 35 puntos. A continuación, se abrirán los sobres con  las ofertas económicas, cuya valoración podrá otorgar a los concurrentes otros 65 puntos para completar hasta un máximo de cien.

La oferta que obtenga la mejor valoración con la suma de ambas será la ganadora, a falta de la ratificación por parte del Consejo de Administración de Renfe. Este sistema de adjudicación, con apertura pública de ofertas, habitual en grandes licitaciones internacionales es la primera vez que es utilizado por Renfe.

Doce meses

Hace más de doce meses, el 10 de noviembre de 2015, el Consejo de Administración de Renfe de aprobó la licitación de este concurso para la adquisición de hasta treinta nuevos trenes de alta velocidad y gran capacidad y su mantenimiento durante un período mínimo de treinta años con opción a prolongarse otros diez años más.

Inicialmente estaba previsto que la adjudicación se produjese antes del pasado mes de junio, pero el recurso presentado por Bombardier que fue atendido parcialmente, obligó a modificar los pliegos de contratación en mayo.

Por primera, vez una licitación de Renfe prevé un proceso de adquisición progresiva del material móvil, de modo que su incorporación a la flota se pueda ajustar a la evolución reala de las necesidades de transporte y de la demanda.

Así, se contratarán inicialmente quince trenes, con la posibilidad de adquirir otros quince  más adicionales, en lotes de cinco, dentro de los cuatro años posteriores a la adjudicación del contrato.

El importe máximo de licitación para los primeros quince trenes, incluido su mantenimiento durante cuarenta años, asciende a 1.401 millones de euros, mientras que para el conjunto de las opciones posibles, es decir treinta trenes y su mantenimiento durante cuarenta, el importe total máximo sería de 2.642 millones de euros. Los trenes comenzarán a incorporarse a la flota antes de 2020.

A 320 km/h e interoperales

Los nuevos trenes de alta velocidad objeto de la licitación de Renfe deberán cumplir con todas las especificaciones técnicas europeas de interoperabilidad y ofrecer tener una velocidad máxima de circulación de más de 320 kilómetros por hora,

Deberán ser aptos para circular bajo catenaria de 25 kV 50 Hz c.a., 3 kV c.c. y 1,5 kV c.a. y equiparán los sistemas de señalización ERTMS y Asfa Digital. Asimismo, diez de las primeras unidades del contrato tendrán que incorporar el sistema de señalización de la red francesa TVM.

En cuanto a su capacidad, los nuevos trenes deberán contar con un mínimo de cuatrocientas plazas, en clases turista y preferente, con coche cafetería y posibilidad de restauración en el asientos.

Ofrecerán al viajero sistemas individuales de iluminación, climatización, conectividad y entretenimiento a bordo, y garantizarán la accesibilidad a las personas de movilidad reducida según la actual normativa.

Para su nueva flota de alta velocidad, Renfe ha fijado unos exigentes niveles de fiabilidad, disponibilidad, confort y consumo eficiente de energía. Con todo ello, la adjudicación, sobre la base de una competitiva propuesta técnica, buscará el menor coste unitario de la plaza-kilómetros durante todo el período de explotación de los trenes.

Cada fabricante podrá presentar una oferta principal y una variante sobre ella, y se valorará favorablemente la posibilidad de disponer de rodadura desplazable en los quince trenes adicionales contemplados en la licitación.

Mantenimiento para tdoda su vida últil

El contrato de mantenimiento incluido en la licitación se plantea por primera vez para la totalidad de la vida útil de los nuevos trenes, con el objetivo de garantizar que la oferta adjudicataria asegure el menor coste de explotación asociado a los trenes durante su vida útil.

Además, como novedad respecto de contratos anteriores, Renfe se ha reservado la ejecución del mantenimiento de segundo nivel y la reparación de componentes principales lo que puede suponer la internalización de más de 1.200.000 horas de carga de trabajo para los talleres de Renfe.

Ese trabajo supone para Renfe alrededor de un 30 por ciento del total del mantenimiento que necesitará la nueva flota y permitirá preservar el know-how y la transferencia tecnológica del material en el seno del Grupo Renfe, además del control de los costes para Renfe Viajeros y la sostenibilidad y la aportación de valor añadido por parte de Renfe Fabricación y Mantenimiento.