Operadores:  Noticia de actualidad


Desde su entrada en servicio se ha multiplicado casi por seis el uso del tren en el corredor

Ayer se cumplieron diez años de la llegada de la alta velocidad a Barcelona, que se conmemoraron con un viaje al que asistieron el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna y el presidente de Adif, Juan Bravo, entre otras autoridades. El tren comercial, en el que se reservaron tres coches para prensa y autoridades, partió de la estación de Madrid Puerta de Atocha a las 7.20 horas y llegó a Barcelona Sants a las 9.50.


Diez años de alta velocidad Madrid-Barcelona
 
 
 

(21/02/2018) La conexión entre las dos principales ciudades españolas, Madrid y Barcelona, se produjo el 20 de febrero de 2008, tras la entrada en servicio del tramo Tarragona-Barcelona, de 98 kilómetros de longitud, que supuso una inversión de 2.653 millones de euros. Actualmente la línea une Madrid, Guadalajara, Calatayud, Zaragoza, Lleida, Tarragona, Barcelona, Girona y Figueras, y sus respectivas áreas de influencia, y toda ellas con Francia.

Una década en servicio

En estos diez años, 85,5 millones de viajeros han utilizado los servicios de alta velocidad de la línea Barcelona-Madrid. El pasado año 2017 fueron 11,24 los millones de viajeros, cifra muy superior a la del primer año de servicio, cuando la demanda en la línea fue de 5,69 millones.

La línea entró en servicio de forma parcial en 2003 (Madrid-Zaragoza-Lleida) y en 2006 (hasta Camp de Tarragona). Antes de la entrada en servicio de estos tramos, los trenes Altaria que circulaban por la línea convencional transportaban 1,98 millones de viajeros. Comparada esta cifra con la de 2017, esto supone que la demanda anual se ha multiplicado casi por 6 con la alta velocidad.

Desde 2008, 65,69 millones de viajeros han utilizado los servicios de alta velocidad en el corredor Barcelona-Madrid, 10,62 millones de viajeros los servicios entre Barcelona y País Vasco, Navarra, Galicia y Castilla y León, que utilizan parcialmente la línea de alta velocidad, entre Zaragoza y Barcelona, con trenes de ancho variable capaces de circular por líneas convencionales y líneas UIC, y           9,26 millones los servicios de alta velocidad que conectan Barcelona con Andalucía (Córdoba, Sevilla y Málaga).

Desde enero 2013, a estas cifras se suman  las de los servicios de alta velocidad hacia el norte de Cataluña, una vez completada la línea Barcelona-Frontera Francesa, que acumulan hasta la fecha 7,5 millones de viajeros en servicios de alta velocidad.

La evolución en el corredor ha permitido al AVE alcanzar una cuota de mercado frente al avión del 63 por ciento en la conexión Madrid-Barcelona en los servicios entre las dos ciudades.

Ante el nuevo escenario que se presenta para el ferrocarril de viajeros de cara a 2020, Renfe ha lanzado una nueva marca comercial, el EVA, un nuevo servicio de alta velocidad concebido para adaptarse a más viajeros y ampliar la cartera de productos de la operadora en servicios comerciales, que se pondrá en servicio en el corredor Madrid-Barcelona, para posteriormente implantarse en distintas rutas de alta velocidad.

Rentabilidad social

En los diez años de la línea de alta velocidad Barcelona-Madrid se estima un ahorro por externalidades de 1.319 millones de euros si se evalúa en términos económicos el impacto sobre el cambio climático, la contaminación y la tasa de accidentes que habría tenido transportar los 85,5 millones de viajeros por otros medios.

El incremento estimado de emisiones de dióxido de carbono habría superado los 4,2 millones de toneladas y el del consumo energético en casi un millón de toneladas equivalentes de petróleo.

Viajero tipo

El usuario tipo del corredor Madrid-Barcelona es una persona entre 35 y 44 años (31 por ciento), que se desplaza por motivos laborales (62,1 por ciento) o por motivos de ocio y familiares (33,1 por ciento) y que viaja con una frecuencia media de trece viajes al año. Los viajeros optan mayoritariamente por la tarifa de ida y vuelta (27,06 por ciento) y precios promocionales (25,3 por ciento),  precios que permiten viajar con descuentos de hasta el 70 por ciento sobre la tarifa general.

La valoración global del servicio es de 8,23 puntos sobre diez y, ocho de cada diez clientes recomiendan viajar en AVE en este corredor. Los atributos más valorados son la puntualidad, rapidez, confort del desplazamiento y la ubicación de la estación.

Servicio en evolución

En su arranque, se ofrecieron diecisiete trenes AVE diarios por sentido, con una oferta que situaba el 70 por ciento del total de las plazas diarias en las franjas horarias de mayor volumen de clientes, entre las 6:00 y las 8:30 horas, y las 17:00 y 19:30 horas.        

En abril de 2008 la oferta se amplió a veinte frecuencias por sentido y se estrenan los servicios Avant Barcelona-Camp de Tarragona-Lleida. En septiembre del mismo año, la oferta del corredor Madrid-Barcelona se ampliaba a veintiséis frecuencias, la oferta actual.

En enero de 2009 se estrenaron los AVE Transversales entre Cataluña y Andalucía y en octubre de 2011 se lograban las primeras circulaciones en dos horas y media y la velocidad máxima se aumenta a 311 km/hora.

En mayo de 2012 el AVE Madrid-Barcelona superó el 50 por ciento de la cuota de mercado respecto al avión. En enero de 2013 se prolongó la línea de Alta Velocidad a Girona y Figueras y en diciembre de ese mismo años se estrenó la alta velocidad ente España y Francia.

Información completa sobre el aniversario en el próximo número de la versión impresa de Vía Libre (número 627, marzo de 2018)