Operadores:  Noticia de actualidad


La segunda fase incluirá instalaciones para un museo del transporte

Metro de Madrid estrenará en 2020 una nueva sede situada junto a la Plaza de Castilla, en el norte de la capital, en un edificio de consumo de energía casi nulo por su estrategia de diseño y los materiales empleados.


(05/07/2019) Las obras que comenzaron el pasado mes de abril, tienen un presupuesto de 26 millones de euros de los que veinte se destinan a la construcción del inmueble y los seis restantes a la implantación de las instalaciones.

El nuevo edificio concentrará los principales servicios administrativos y de control de Metro de Madrid y estará listo a finales de 2020 para empezar a recibir a los primeros trabajadores en 2021. Allí se albergará a la práctica totalidad del personal de oficina de la compañía, más de mil trabajadores, repartidos ahora en diferentes recintos.

En una segunda fase, se incluirán nuevas instalaciones destinadas a constituir el complejo del Centro Integral del Transporte que contará con un edificio para el Centro de Control de Operación de Red que agrupará el actual Puesto de Mando y el Centro de Operaciones de Mantenimiento y Monitorización de Instalaciones y Comunicaciones.

Además, otro inmueble se destinará al Consorcio Regional de Transportes, se habilitará un Museo del Transporte, un aparcamiento de más de trescientas plazas, un jardín y zonas al aire libre en los espacios centrales y una cubierta vegetal cambiante en las diferentes épocas del año.

Los nuevos edificios también evocarán el pasado ferroviario del lugar, con la creación de un espacio que mantendrá el legado de las antiguas cocheras y que podrá ser visitado por los ciudadanos.

Sostenibilidad

Desde el punto de vista de la sostenibilidad, la nueva sede se concibe como un Edificio de Energía Casi Nula en cumplimiento de las directivas europeas que requieren este comportamiento energético en los edificios públicos que se construyan a partir del año 2018.

Así, incorpora estrategias de diseño y materiales para reducir el efecto isla de calor, especialmente en las cubiertas mediante elementos de sombra y vegetación, y una mínima huella energética y ecológica, al bajar la demanda de energía y el consumo de recursos naturales.

Además, contará con instalaciones de alta eficiencia, como la geotermia, y el aparcamiento dispondrá de recarga de vehículo eléctrico y aparcamiento para bicicletas.

Trabajos

Actualmente ya se ha realizado el vaciado completo de la parcela, situada en las antiguas cocheras de la línea 1, hasta alcanzar dos plantas bajo rasante, ha arrancado la cimentación de los muros de hormigón perimetrales, se ha puesto en marcha la ejecución de pozos de geotermia y se ha instalado una grúa próxima a la plaza de Castilla, a la que se sumará próximamente una segunda en su lado opuesto por la calle Magnolias.

Las cocheras de la avenida de Asturias que ocupan una manzana de más de 18.000 metros cuadrados, se construyeron en 1965 y mantuvieron su actividad hasta 2013. Entre finales de 2016 y comienzos de 2017 se desmontaron seis naves, el haz de vías, la catenaria, la rampa de acceso de vehículos, la escalera de acceso peatonal, soleras y saneamiento, además de una plataforma de terreno natural, nivelada a una cota parecida a la original del depósito y los muros de contención de las calles perimetrales, situadas a un nivel superior.

Cambio de sede

El cambio de sede de Metro de Madrid arranca con la venta de la actual sede social de Metro de Madrid, en la calle Cavanilles, a la Cooperativa Residencial El Andén del Retiro por un previo de 28,8 millones de euros, de los que 8,8 millones de euros se abonan en metálico y los veinte restantes en especie con la construcción por parte del adquirente de la nueva sede.

Para el diseño del proyecto, Metro de Madrid convocó, mediante un convenio con el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid, un concurso de arquitectura, del que resultó ganadora la propuesta del equipo “Jardín 1”.